jueves, 1 de junio de 2017

Cuento de una noche de verano en Huesca

Pajaritas del parque "Miguel Servet" de Huesca, obra de Ramón Acín realizada en la Fundición Averly de Zaragoza.


Era de noche y hacía calor…
Salí en busca de una brisa que refrescara mi insomnio en aquella ciudad desconocida y llegué hasta un parque en penumbra.
Me adentré en un paseo de tierra flanqueado por dos bancos semicirculares de azulejos brillantes. Me senté y dejé que me acunara el canto de los plátanos de sombra que me rodeaban.
Súbitamente, desde la copa de un árbol, un pajarraco alzó el vuelo chillando: "¡Intruso!" La alarma despertó a un ejército de estorninos que se lanzó en picado contra mi cabeza.
Corrí, pero dos pajaritas gigantes de metal doblado me cerraron el paso. “¿Cómo has osado quebrantar el toque de queda, desdichado? ¿No sabes que está prohibido entrar en el parque después de medianoche?” —gritaron.
Escapé. Una orquesta invisible tocaba en un quiosco una música lúgubre que me hizo huir más deprisa. Cuatro hombres de piedra lanzaron un escudo y una bandera para detenerme. Salté por encima y escuché aplausos desde un estanque.
Eran de una rana que me aseguró que si la besaba se convertiría en príncipe. Lo hice, pero se transformó en un soldado que me apresó y me llevó ante un rey.
Caí de rodillas ante la majestad de su porte y le imploré perdón. Implacable, me sentenció. Una guardia de pavos reales me encerró en una casita que más parecía vivienda de enanitos que cárcel.
Huí por la chimenea y, fuera, el perfume de las rosas me transportó de nuevo hasta el banco de azulejos.
… Era de noche y hacía calor.

Así es el parque Miguel Servet de Huesca: http://www.visitarhuesca.com/puntos-de-interes/parques/parque-miguel-servet/




Las Pajaritas, alegoría de la inocencia infantil, son el símbolo más entrañable de Huesca. Descubre quién fue su autor, Ramón Acín, una gran persona.

No hay comentarios :

Publicar un comentario